STATEMENT BY THE HONORABLE CARL GREENIDGE, VICE-PRESIDENT AND MINISTER OF FOREIGN AFFAIRS OF THE COOPERATIVE REPUBLIC OF GUYANA, AT THE UNITED NATIONS, NEW YORK, ON SEPTEMBER 27, 2018

28 de septiembre de 2018

Señora Presidenta, le agradezco.

Me complace felicitar calurosamente a la Ministra de Relaciones Exteriores María Fernanda Espinosa Garcés y al pueblo de Ecuador con motivo de su ascenso a la Presidencia de nuestra augusta Asamblea. Esa elección es aún más gratificante porque la señora Espinosa representa a la región de América Latina y el Caribe. Ella se une a un pequeño pero distinguido grupo de mujeres que han presidido la Asamblea durante los 72 años de su historia. Guyana promete su apoyo inquebrantable a la Sra. Presidenta mientras cumple con sus responsabilidades.

Permítaseme también aprovechar esta oportunidad para rendir homenaje a su distinguido predecesor, el Excmo. Sr. Miroslav Lajcak, por su exitosa administración del septuagésimo segundo período de sesiones de la Asamblea. En tercer lugar, quisiera tomarme un momento para saludar la memoria del ex Secretario General, Sr. Kofi Annan, hijo de África y servidor de los pueblos del mundo, cuya dedicación a la comunidad mundial se personificó en una vida de desinteresados. Servicio a las Naciones Unidas.

Señora presidenta,
Guyana está convencida del valor del multilateralismo (a veces denominado multilateralismo liberal) dentro del cual Guyana ha operado desde la independencia. Los Estados miembros valoran este sistema basado en normas con un papel fundamental para los Estados nacionales junto con las instituciones internacionales y multilaterales clave. Es en gran parte predecible, se basa en el estado de derecho y ha permitido un desarrollo económico extenso y mejoras en el bienestar humano en todo el mundo desde su establecimiento después de la Guerra de 1939-1945.

A pesar de ese éxito, el multilateralismo ahora está siendo atacado en algunos sectores y ha habido llamamientos recientes para que sea reemplazado. Algunos de los desafíos que alimentan tales llamadas son obvios. La rápida expansión en el número de Estados en las últimas décadas ha contribuido al crecimiento exponencial en el número y la complejidad de la toma de decisiones en el sistema. Las consecuencias de este último han sido más evidentes en algunas de las áreas en las que la gobernanza multilateral global ha tenido el mayor éxito en el pasado: el comercio, el crecimiento económico y la resolución pacífica de conflictos. En la ONU nos enfrentamos a una reforma estancada del Consejo de Seguridad.
El debate sobre las reformas necesarias para avanzar y salir de este callejón sin salida inminente ha dado muchas ideas. Pero en lugar de recurrir a modelos anticuados, soluciones basadas en objetivos económicos mal concebidos, o alguna forma de excepcionalismo nacional, necesitamos explorar formas y arreglos organizacionales complementarios que podrían simplificar la toma de decisiones. En un intento por buscar soluciones fuera de la caja, algunos observadores han recurrido a la idea de la inclusión de nuevos socios, como ONG y redes sociales que trabajan junto a los estados y gobiernos y / o algún grado de regionalización de las estructuras organizativas, etc. -llamada opción 'web 2.0'. También puede valer la pena explorar otras reglas de votación para la toma de decisiones. En otras palabras, debemos diseñar una variante más equitativa y justa del multilateralismo en lugar de su reemplazo.

Las propuestas serias deben tratar de preservar los elementos valiosos del multilateralismo porque los problemas más difíciles que enfrentamos están más allá de la capacidad de los Estados para resolverlos. No es de extrañar que el Secretario General en su informe sobre el trabajo de la Organización afirme que las Naciones Unidas ofrecen una plataforma en la que los Estados Miembros, las organizaciones regionales y la sociedad civil pueden encontrar soluciones a los problemas mundiales que ninguna nación que actúa por sí sola puede resolver. Trabajar juntos no es opcional. Es la única respuesta. Por lo tanto, Guyana se compromete con su apoyo total, [señora] señor Presidente, a su visión estratégica de "El diálogo y el fortalecimiento del multilateralismo como catalizador para el bienestar de todas las personas en un planeta sostenible".
Señora presidenta,
 
La gobernanza global y la paz están inextricablemente vinculadas. En ese sentido, Guyana ha observado con satisfacción los esfuerzos del Secretario General, Sr. António Guterres, en estrecha colaboración con los Estados Miembros, para reformar y racionalizar el mecanismo de las Naciones Unidas para que sea más adecuado para su propósito. Apoyamos plenamente la reforma del pilar de paz y seguridad con su énfasis en la diplomacia preventiva. La paz también está indisolublemente vinculada al desarrollo sostenible. En este sentido, la agenda de desarme de las Naciones Unidas es un principio central en nuestros esfuerzos por lograr un orden mundial estable, seguro y pacífico. Guyana ha demostrado recientemente su compromiso con esta agenda en su firma y ratificación del Tratado para la Prohibición de las Armas Nucleares. Sin embargo, reconocemos que el compromiso de cada Estado Miembro con la agenda de desarme es clave para lograr el mundo al que aspiramos y la responsabilidad de todos nosotros es cumplir con las obligaciones que hemos asumido al convertirnos en Estados Partes en las diversas Instrumentos jurídicos relacionados con cuestiones de desarme y no proliferación.

Para Guyana y el Caribe en general, el comercio ilícito de armas pequeñas y ligeras y sus municiones asociadas representan una de las amenazas más graves para la seguridad humana y el desarrollo sostenible. El tráfico internacional de drogas, la delincuencia organizada transnacional, el ciberespacio no regulado y el tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras desvían recursos que de otra forma podrían invertirse en otras áreas críticas. Creemos que con una cooperación y asistencia internacional efectiva, los países pequeños como Guyana pueden abordar este comercio ilícito y, en última instancia, crear comunidades más seguras, países y regiones más seguros y un mundo más seguro.
 
Señora presidenta,
La adhesión a los principios cardinales de la igualdad soberana de los Estados, el respeto a la soberanía y la integridad territorial de los Estados, y la solución pacífica de las controversias son las garantías más efectivas de la paz. Sin duda, será consciente de la controversia que ha surgido entre Guyana y su vecina Venezuela sobre la afirmación de esta última de que el Laudo Arbitral de 1899 que estableció los límites entre los dos países es nulo y sin efecto. El 30 de enero de 2018, el Secretario General Guterres tomó la decisión de remitir la controversia con la República Bolivariana de Venezuela a la Corte Internacional de Justicia. La decisión del Secretario General es vinculante para las partes.
 
En consecuencia, en marzo de este año, Guyana presentó su solicitud en la Corte solicitando una afirmación de la validez del Laudo Arbitral de 1899 y el límite internacional que estableció. Lamentablemente, a pesar de su obligación de hacerlo, Venezuela se ha negado hasta ahora a participar en los procedimientos. Guyana espera sinceramente que cambie de opinión. Todavía hay tiempo para que lo haga. Guyana desea expresar su gratitud al Secretario General por su importante contribución a la resolución de este asunto de larga data y espera una sentencia definitiva de la Corte Internacional de Justicia. El imperio de la ley debe prevalecer.
 
Como miembro responsable de la comunidad global, Guyana busca la paz no solo en nuestra región, sino en todo el mundo donde el flagelo de la guerra y el conflicto son un obstáculo para el desarrollo. Desvían la atención de los problemas apremiantes del desarrollo y la mejora del bienestar humano. En el Medio Oriente, la región del mundo que ha dado origen a las tres grandes religiones monoteístas de nuestra época, reiteramos nuestro llamado a una solución de dos Estados al conflicto generacional entre los pueblos de Palestina e Israel. Estos dos pueblos tienen mucho que ganar viviendo juntos en paz. La gente de Palestina, incluidos los habitantes de Gaza, como la gente en todas partes, tiene derecho a la vida, a una existencia digna ya su propia patria.

Del mismo modo, señora Presidenta, deploramos el sufrimiento que está sufriendo la población rohingya. Pedimos a la comunidad internacional que tome las medidas necesarias para garantizar el respeto de los derechos humanos de la población afectada. Al mismo tiempo, saludamos los esfuerzos de Bangladesh para proporcionar un refugio seguro para la población de refugiados, con la asistencia de agencias internacionales.
Un lugar más cercano, en la Región del Caribe, nos unimos nuevamente a la abrumadora mayoría de la comunidad internacional para pedir que se elimine el embargo comercial y económico contra nuestra hermana nación caribeña de Cuba, lo que frustra el derecho del pueblo cubano al desarrollo y al bienestar material. -siendo.

Señora presidenta,
Guyana también acoge con satisfacción las medidas que se están tomando para reposicionar el Sistema de las Naciones Unidas para el Desarrollo a fin de alinear mejor su funcionamiento con los objetivos establecidos en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Aceptamos que el reposicionamiento es una responsabilidad compartida y Guyana se compromete a hacer su parte.
 
Señora presidenta,
Guyana ha adoptado plenamente el enfoque holístico y centrado en las personas para el desarrollo establecido en los Objetivos de Desarrollo Sostenible y nuestra nación está actualmente comprometida en los esfuerzos para integrar e integrar esos Objetivos en nuestra estrategia de desarrollo nacional conocida como la Estrategia de Desarrollo del Estado Verde. La GSDS busca asegurar que el desarrollo no se logre a expensas del medio ambiente y destetar a Guyana de su actual dependencia casi total de fuentes de energía no renovables. Estamos recurriendo a fuentes renovables, como hidroelectricidad, energía eólica, solar y biomasa.

Guyana está firmemente comprometida con los principios del desarrollo sostenible y con la comunidad internacional y todos los socios para ayudar a combatir los impactos del cambio climático, incluido el aumento del nivel del mar. Por esta razón, la estrategia de Guyana es poner énfasis en la transformación inclusiva, los recursos naturales sostenibles, la transición energética, la infraestructura resistente, el desarrollo humano y el bienestar, las fundaciones gubernamentales e institucionales y la cooperación internacional, el comercio y la inversión.
 Señora presidenta,
Guyana reconoce plenamente la contribución necesaria, no obstante crítica, de las mujeres y las niñas a su desarrollo sostenible. Las mujeres y las niñas constituyen más de la mitad de la población mundial y la subutilización de su potencial representa una grave pérdida de recursos en el esfuerzo mundial para promover el desarrollo humano. Estamos tratando de garantizar que la gestión de este desarrollo se realice con mujeres y niñas plenamente representadas al frente de la toma de decisiones. Aplaudimos las medidas adoptadas por el Secretario General para garantizar la paridad en el nombramiento de los directivos superiores de la Organización, incluidos los Coordinadores Residentes sobre el terreno.
 
Señora presidenta
Deseo expresar la satisfacción de Guyana por la conclusión exitosa este año de las negociaciones intergubernamentales de un Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular. Las disposiciones del Pacto son consistentes con la Agenda 2030 y los compromisos asumidos en la Declaración de Nueva York para los Refugiados. Esperamos que este marco global ayude a gestionar los flujos de migración internacional en todas sus dimensiones para el beneficio de todos los Estados, el envío y la recepción, y de los propios migrantes. Guyana espera con interés la adopción exitosa del Pacto Mundial en la conferencia intergubernamental que se celebrará en diciembre de 2018 en Marrakech, Marruecos.
 
Señora presidenta
Nos reunimos este año en tiempos desconcertantes. Nuestro planeta, el único que tenemos, enfrenta amenazas graves en múltiples frentes, incluidas las amenazas a la existencia misma de la vida tal como la conocemos. Como ya he sugerido, hay muchos que se preguntan si nuestra Organización, las Naciones del mundo Unidas, podrán unir nuestras fuerzas para mantener la paz y la seguridad internacionales, al mismo tiempo que promueven el progreso social y mejores estándares de vida con mayor libertad y reafirmación. La fe en los derechos humanos fundamentales, en la dignidad y el valor de la persona humana, y en la igualdad de derechos de hombres y mujeres. Nos corresponde a nosotros decidir y convocar la voluntad de trabajar hacia esos fines. Nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos nos juzgarán. Guyana reafirma su firme resolución de hacer su parte dentro de los límites de nuestra capacidad y recursos.
 
Se lo agradezco.

Spanish